#MSCconcilia: Bea de Tigriteando


"A menudo me preguntan cómo conciliamos ya que tanto mi marido como yo trabajamos fuera de casa y las niñas no están escolarizadas. Me han llegado a preguntar si tengo una au pair escondida en casa o una abuela perenne. Lo cierto es que por circunstancias no tenemos mucha ayuda. Así que conciliar nos resulta muy muy complicado, especialmente en épocas de mucho trabajo.

El papi trabaja todas las mañanas y además dos tardes a la semana. Y yo trabajo todas las tardes y dos fines de semana al mes. Tengo una reducción del 50%, así que voy menos de 4 horas a trabajar, salvo los fines de semana, que trabajo doblando la jornada para poder tener libres las tardes de los martes y los jueves (las que trabaja mi chico). Como es profesor de secundaria y tiene una tutoría complicada además, muchas tardes aparece a las 9 ó 10 de la noche en casa. Sin contar reuniones de evaluación, departamento, claustros… Eso es lo que trabaja fuera de casa, pero además su profesión implica una cantidad ingente de trabajo en casa. Las niñas son cada día más autónomas y puede sacar adelante tareas sencillas mientras ellas juegan, pero las que requieren mucha concentración (evaluar exámenes o preparar clases), las hace cuando se acuestan (que jamás es antes de las 11), así que muchas veces se acuesta a las 3 de la mañana. 

Una buena amiga dice que somos una familia de relevo. Hay veces que comemos juntos (15 minutillos), otras nos damos un beso en la puerta y otras llega tan tarde que vamos los cuatro a mi trabajo (sólo tenemos un coche). Ese día es una fiesta porque podemos charlar en el coche un ratito mientras escuchamos la BSO de Frozen J

Ahora mismo estoy de vacaciones para que él pueda centrarse en su trabajo y poder sacarlo todo. Y voy a trabajar en Navidades, en sus vacaciones, doblando para conseguir días libres. Es una maratón mensual, con un calendario cuadrado al milímetro, con días de dos colores y corazoncitos rosas en los que sólo pasamos 4 días juntos al mes y aprovechamos para retozar en el campo.

Respecto a las tareas, quien está en casa es quien se encarga de ellas, yo hago comidas y él cenas, limpia y recoge el que está en casa, siempre con ayuda de las peques. Yo me suelo encargar de las gestiones de la economía familiar y él de la compra. Somos un equipo y cada día se nos da un poco mejor.

Si las niñas tienen que ir al médico, él tiene derecho a horas libres, pero yo no. Si se enferman, al estar siempre con ellas, nos turnamos igualmente, por suerte nunca han tenido nada más grave que una bronquiolitis y nunca han requerido ingreso. Si así fuera, yo tengo derecho a días libres por convenio y además, algunos días extra en los que me pagan el 50% de mi sueldo siempre que lo justifique.

Esta locura de vida que llevamos nos ha enseñado a valorar muchas cosas, sobre todo nuestra relación, somos un equipo, así que no se puede discutir por nimiedades. Aunque el tiempo en pareja es casi inexistente y echo mucho menos resolver los conflictos con besos y no con wasaps, somos una pareja más compenetrada, una familia más fuerte. Lo peor sin duda es que las niñas necesitan estar más tiempo en familia, los cuatro juntos, sin que mami o papi trabajen , dentro o fuera de casa. 

Lo mejor es la posibilidad de ofrecerles una infancia tranquila, sin prisas, sin madrugones, sin acelerar sus procesos, sin escolarizarlas tempranamente. Nuestras vidas son muy ajetreadas, pero su infancia está siendo slow. Y aunque a veces, en épocas de mucho stress, pienso que tengo todo lo malo de ser ama de casa y todo lo malo de trabajar fuera y siento la necesidad de solicitar un cambio de turno y trabajar de 8 a 12 de la mañana, que en ese tiempo fueran al colegio/escuela infantil  y pasar las tardes en familia, lo cierto es que nos compensa ¡y mucho! poder ofrecerles este regalo: Tiempo en familia, aunque sea de relevo.


Agradezco infinito esta entrevista, pero considero que no es sólo cosa de madres, los padres tienen que estar implicados también y por supuesto todos los actores sociales (Administración, Empresarios y la sociedad en general). Gracias Mom Slow Creative por darnos voz J"


Bea y sus tigris
Podéis conocer más de Tigriteando aquí




1 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado! Sobre todo la soltura con que lo cuentas, es genial! La verdad es que conciliar no es nada fácil, pero vosotros demostráis que querer es poder, y además compensa! ¡Felicidades! La lástima es que no se impliquen Administraciones y demás para lograr tener una vida familiar de Calidad para todos.

    ResponderEliminar

Blogger templates

 

Google Friend

Datos personales

Mi foto

Quiero darte a conocer, a través de esa conexión que tienes con tu bebe y contigo misma, la fuerza que tienes y que te puede llevar a grandes cosas; darte el impulso que necesitas para conseguir o por lo menos iniciar ese sueño, esa idea, ese proyecto que ha nacido como por arte de magia justo después de haber experimentado el nacimiento de tu bebe