De madre casada a soltera

Acabo de acostar a mi hija para la siesta, y sólo tengo este rato para escribir, si no alcanzo lo terminaré en la noche para publicarlo mañana.

Esa tarea la hacía mi marido, y también hacerla dormir por las noches. Pero desde hace casi 2 meses, que esa tarea y todas las demás me corresponden sólo a mi.

Hace casi dos meses que pasé de tener una corresponsabilidad en la crianza de mi hija, a ser sólo yo. ¡Pero por suerte no porque el amor se haya acabado entre nosotros! Sino porque el destino quiso que encontrara trabajo fuera de España, y como la situación económica apremiaba, se tuvo que marchar.

Hoy soy "madre soltera" y ahora siento en carne propia lo que significa. Quiero escribir mis sentimientos.....

madre soltera


La vida cambia de un día para otro....aprovéchala


Hace mucho tiempo que estábamos esperando una oportunidad de trabajo, que de sopetón llegó. De un mes a otro, mi marido viajaba a miles de kilómetros de aquí: a Boston. De un mes a otro me convertí de madre casada a soltera.

Ese mes, el mes de los preparativos del viaje, apenas alcanzó para dimensionar todo lo que se venía, para parar y pensar, tranquilizarnos y visualizar. Nos pasamos el mes entre papeleos del visado, del paro, de dejar "todo arreglado", esas cosas que haces cuando sabes que algo grande se viene. Y para cuando todo eso terminó, respiramos, y nos abrazamos porque al siguiente día papá se iba.

Le estuvimos contando de vez en cuando a Alba que el papá pronto se iría, que viajaría lejos, en avión, porque había encontrado un trabajo fuera de España. Le contamos la verdad, con la lentitud y parsimonia que merecía, como un susurro que de a poco iba cobrando fuerza. Parecía que lo iba comprendiendo, escuchaba atenta y asentía. Una noche, se despidió de ella, le dijo que mañana ya no estaría, que cuidara de mi y que aprendiera muchas cosas nuevas para que le enseñara cuando volviera.

mumslowcreative
Otro momento cuando nos cambió la vida. De repente teníamos un bebé en nuestra cama

Los miedos


Cuando se iba acercando el día de la partida, sentía más profundamente el miedo de "quedarme sola con mi hija". -Nunca pensé que sentiría eso, ¿es miedo? ¿es extrañeza por quedarme sola con ella? No sé por qué lo siento ¡la tuve en mi vientre y la he criado durante 3 años!-

Pero nunca lo había hecho sola. Si bien es cierto, el papá llegaba por la tarde noche, y el tiempo que pasaba con ella era muy corto, era fundamental, porque él estaba ahí. Y sus tareas, establecidas o no, eran jugar el rato que quedaba de noche antes de que se fuera acostar; hacer la cena o cuidar de Alba mientras cocinaba; quizás ponerle el pijama, ya no me acuerdo, pero lo más importante, hacerla dormir.

Tengo que reconocer que la tarea de hacerla dormir por las noches, hacía más de un año que ya no lo hacía. -¿Cómo era? ¿le canto? ¿que le gusta? ¿y si se engancha a la teta otra vez? al final por eso decidimos que lo hicieras tú, porque o sino seguiría enganchada una hora a ella sin poder moverme y salir de la habitación-.

Ya no podría decir: estoy cansada, veela tú ahora; sal a dar un paseo con ella, quiero dormir. Cuántas veces lo necesité porque no podía más con mi cuerpo, tenía dudas con respecto a la lactancia prolongada, o porque simplemente quería ir a un curso y él se quedaba cuidándola.

Si, ahora ya no estaría ahí para mi, para ella. Y si, tenía miedo de enfrentarme a todo eso sola, a "enfrentarme a ella 100%", a enfrentarme conmigo misma todo el tiempo.

Coincidió que cuando el papá se fue, Alba entró al cole. Terminaba tan exhausta del día, ambas, que las noches ya no eran un problema. Resulta que ya no quería teta como antes. -Sólo 1, 2 y 3- me decía Alba. Bastaba contarle su cuento antes de dormir, su osito Teddy, que desde que se fue papá ya no lo suelta, una canción inventada, y en dos segundos, roncando.

Pero la tarea en general no ha sido fácil. Todos mis amigos me preguntan -¿cómo estás? ¿como lo llevas? Y siempre respondo -ahora me pongo en la piel de quien cría sola, es muy duro-. Cansada, es mi palabra más utilizada, imaginándome mientras la pronuncio, las nuevas canas y ojeras que tengo.

Y cansador sí que es. ¡Madre mía, salud por aquellas que enfrentan la vida solas! 

La realidad conmigo misma


Pero hay más que el cansancio físico. Creo que lo que más me está costando, es enfrentarme con mi propia sombra....Muchas veces me he sentido mala madre, ¿con quien más se va a enojar Alba si sólo estoy yo? ¿quien más va a hacer mal las cosas? Muchas veces he llorado pensando que lo estoy haciendo mal, y en muchas me he tranquilizado pensando que ella ahora mismo necesita estabilidad emocional.

Recuerdo en estos momentos lo que una gran amiga me dijo: "No dejes que el ego se apodere de ti. Nuestra alma lo busca para refugiarnos, pero no lo escuches. Esto es lo que hay, lo que tienes que enfrentar, y debes abrazarlo, porque aprenderás".

Cuando me dijo eso, paré de llorar. Ese día había tenido una pelea con Alba. Ahora que lo escribo encuentro absurdo que tenga una pelea con una niña de 3 años. Diferencias de opiniones, ella quería una cosa y yo otra, y el tiempo apremiaba. No siempre se puede tener la paciencia que se quiere tener, no siempre se puede reaccionar de la manera que imaginas que debes reaccionar. 

Y si, ese día había explotado, y me sentí todo el día mal. Durante la mañana cuando ella estaba en el cole, no podía dejar de pensar en ella, quería que llegara pronto la hora para ir a buscarla, abrazarla y decirle que la amaba mucho, que me perdonara, que todo lo que hacía, lo hacía porque la amaba, que buscaba siempre lo mejor, aunque a veces no era la mejor.

Ahí ha estado lo más difícil de la separación, de la crianza en soledad: el enfrentarme a mis propios miedos, a mis propias frustraciones, a cambiar, a crecer. Aprender a respirar y contar hasta 10 porque a veces 3 no es suficiente, a aprender a lidiar con la situación, porque ya no hay nadie que te respalde, que te apoye, o que te haga el relevo.

La maternidad no es fácil, eso lo sabemos, y no sólo me refiero a no dormir, a no bañarse, o a que se te caiga el pelo. La maternidad no es fácil porque es un camino desconocido que caminamos tanteando. Hay muchas cosas bellas, como el amor desinteresado, que lo descubrimos aquí. 

Pero el destino me tenía más sorpresas preparadas: la maternidad sin tu pareja, y en mi caso sin familia. 

Hace poco terminamos el álbum de la familia que nos pidieron del cole. Tuve que imprimir fotos desde mi embarazo hasta ahora. Me dio alegría ver la familia que tengo, lo feliz que somos nosotros tres juntos, recordar por todo lo que hemos pasado, y aunque separados por el mar, estamos juntos y enamorados.

mumslowcreative
Los tres juntos
Sé cuanta falta le hace mi hija su papá, me lo recuerda cuando está triste. Me demuestra su enfado también porque se fue de casa. Y su amor hacia mi, que lo único que espero es que sepa que la amo incondicionalmente y que lo que menos quiero es que sienta soledad y vacío durante este período.

Mejores y peores momentos


No ha sido fácil; hay semanas más tranquilas y otras que no. Hay momentos en el día que la pasamos super, otras donde tenemos que superar rabietas en plena calle. Hay tardes que lo único que quiero es llegar a casa y fumarme un cigarro, sentarme y sentir el tiempo del otoño.

Hay ahora una nueva rutina; los fines de semana son más largos, la semana más corta. Aprendemos y aprendo a hacer las cosas solas, ¡o a pedir ayuda a otra persona! como la cafetera, que aprovecho las visitas para que la abran.

Lo que más me está costando es el tema de las rabietas. Camino lentamente, me muevo lentamente esperando darme cuenta a tiempo de las reacciones de Alba, antes que todo acabe como un temporal en sólo 2 segundos.

Y si los hay, buscando la mejor manera de llevarlas. Hay días que me enorgullezco, otras que no tanto. Más o menos sé cómo solucionarlas, pero por supuesto todo tiene un diferente color dependiendo de cómo estoy yo ese día, y por supuesto ella también.

Pero también tenemos días de mucho amor, de muchos besos y abrazos, que ahora mi hija me pide mucho. Organizamos salidas nuevas, tenemos nuestras "tardes de chicas" y nos vamos a tomar un café y donut (ella sólo donut!!) a nuestra cafetería del centro.

Hablamos todos los días con papá, y en esos momentos ella quiere solo el papá para ella. Me dice, -mamá, tú anda a cocinar, yo voy a hablar con el papá-. ¡No me queda otra! Con él puedo hablar en otros momentos, ella lo único que quiere es verlo, y besar el computador. Muchos ratos también de silencio, -cuéntale algo, lo que ha sucedido en el cole-, le ayudo. Pero a ella le basta con que esté ahí, presente, en la pantalla del Pc.

Espera con ansias Papá Noel, porque el papá vendrá de vacaciones. ¡Ya le ha hecho los encargos!. Sueña con el día, lo sé. Ya van dos veces que cuando se despierta de la siesta me dice -¿llegó el papá?-. Aún no mi vida, pero queda muy poquito.

Sueña con que le haga muchos cariños, que la vuelva a llevar en hombros, que la bese. Ella me lo dice....

mumslowcreative
Mamá y Alba



4 comentarios:

  1. Pameee!!! soy Fiore... cuánto te entiendo..., al igual que tú no tengo familia directa aquí, y mi marido también pasa mucho tiempo fuera por sus viajes de trabajo. Hasta que no se vive en carne propia la experiencia, es difícil de imaginar lo que supone ese esfuerzo de criar sola. Siempre he sentido gran admiración por las madres solteras, y así... nosotras casi lo somos :) Mañana entrego mi tesis doctoral que precisamente, por este estilo de vida que llevamos se me había quedado pendiente terminar, con gran esfuerzo!!! Te avisaré para vernos pronto, aún estoy muy agobiada y cansada... agotadaaaa!!! Un beso enorme para las dos, y gracias por abrir tu corazón y compartir la experiencia, no podrías haberla expresado mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiore!!, muchas estamos juntas en la distancia, las experiencias nos unen. Mucho ánimo y felicidades por esa tesis!! ¡que grande! Tengo muchas ganas de que nos veamos. Pronto nos comunicaremos
      un besote

      Eliminar
  2. Me he sentido un poquito triste al leer tu entrada. Peleo muchísimo con Manu, pero sé que sin él todo esto no tendría sentido; es el padre de mi enano y eso es increíble. Espero que pronto Alba pueda abrazar a su padre, que la llene de abrazos y cariños. Y estoy segura de que lo estás haciendo muy bien; ser madre no es fácil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estamos juntos por fin!!, aunque sea por 2 semanas. Gracias por pasarte por aquí!

      Eliminar

Blogger templates

 

Google Friend

Datos personales

Mi foto

Quiero darte a conocer, a través de esa conexión que tienes con tu bebe y contigo misma, la fuerza que tienes y que te puede llevar a grandes cosas; darte el impulso que necesitas para conseguir o por lo menos iniciar ese sueño, esa idea, ese proyecto que ha nacido como por arte de magia justo después de haber experimentado el nacimiento de tu bebe